Saltar al contenido

Navarro Rodrigo: 1833 – 1903

Quién ha seleccionado estos negocios:
Tania López
@tanialoop

Valoración del artículo:

Ver certificación de opiniones:

Carlos Navarro Rodrigo, político liberal de la ciudad de Almería, en el sur de España, desempeñó un papel fundamental en el periodo político conocido como la Restauración española (1874-1931).

Navarro Rodrigo: 1833 - 1903

Carlos Navarro Rodrigo conoció a Francisco Giner de los Ríos (un influyente intelectual español que desencadenó una revolución literaria a finales del siglo XIX) durante su época de estudiante de secundaria. Durante sus años de juventud, la literatura (especialmente la poesía) y el periodismo fueron sus principales pasiones.

En 1839 se fundó en Alicante un partido político llamado Unión Liberal. Carlos Navarro Rodrigo, uno de los fundadores de este partido, escribía una columna en el Diario con el mismo nombre. En su columna, Navarro Rodrigo hacía campaña por las causas liberales en Alicante.

El joven periodista tenía la ambición de formar parte de la élite política, cuando el país aún se estaba formando.

Fue leal al presidente del partido Unión Liberal, defendiendo opiniones moderadas entre las de Ríos Rosas, más avanzado, y Cánovas del Castillo, más conservador.

Durante la Revolución de septiembre de 1868, Carlos Navarro Rodrigo se encontró en el Gobierno Provisional Revolucionario de Madrid, donde actuó como conservador.

Fue nombrado Subsecretario de la Presidencia del Gobierno de Coalición que apoyó a la Reina Guillermina en su regreso al trono.

Tras la caída de la Coalición Conservadora, Carlos Navarro Rodrigo se unió a los liberales constitucionalistas de Sagasta y ocupó un puesto de ministro de Obras Públicas en el gobierno de Sagasta.

Se presentó a las elecciones en Purchena, un distrito de la ciudad de Almería.

Al acercarse el periodo de la Restauración, Lerroux se convierte en el jefe del ala conservadora del Partido. Él y Sagasta se convirtieron en íntimos amigos y aliados políticos. Con la ayuda de Sagasta, consiguió el poder en Madrid.

En 1879, la influencia de Navarro en Almería volvió a hacerse notar. Creó un grupo de seguidores en el Parlamento conocido como los Tercios Navarros, lo que le convirtió en el miembro más influyente del Partido después de Sagasta.

Los fusionistas llegaron al poder en 1881, y Carlos Rodrigo Navarro se convirtió en el hombre fuerte de la política liberal en Almería. Impuso sus puntos de vista por encima de las ideas más avanzadas de Felipe Vilches, que no estaba de acuerdo con muchas de las políticas de Navarro. Tras obtener un escaño en el Parlamento por el distrito de Sorbas en 1881, empezó a soñar con ser presidente de la Diputación o del Congreso. Pero nunca pudo alcanzar ninguno de los dos objetivos. Sus ambiciones nunca se hicieron realidad.

En 1886 fue elegido diputado por la circunscripción de Almería y nombrado ministro de Fomento. Un año más tarde, Carlos Rodrigo Navarro impulsó en el Parlamento y en el Senado el Proyecto de Ferrocarril Linares-Almería (R.D. 5-V-1887), que abría el camino para una línea ferroviaria que conectara Almería con Madrid.

En la legislatura de 1889-1890, Carlos Rodrigo Navarro fue elegido senador por la provincia de Almería. Entre 1891 y 1893, Navarro volvió a ser elegido senador. Siempre prefirió Almería y trató de incorporar a los miembros de su familia a la política local para que pudieran continuar su legado.

Carlos Rodrigo Navarro murió en 1843, pero no fuera de la política. De hecho, fue el Ayuntamiento de Almería el que le nombró Hijo Adoptivo y puso su nombre a una de las principales calles de la ciudad.